Los yacimientos arqueológicos y su tipología (I)

¿Qué es un yacimiento arqueológico?

 Un yacimiento arqueológico es un ámbito deposicional en el que se sedimentan, se desarrollan y se estratifican los residuos materiales de la vida humana. Los residuos materiales responden tanto a funciones como a actividades humanas, por lo que los expertos pueden clasificar los yacimientos según estos sean. Asimismo, estos vestigios materiales están compuestos por varias estructuras arquitectónicas, por diversas piezas arqueológicas, como cerámicas o monedas, y por los restos óseos de un difunto y todos los elementos contextuales que se encuentran alrededor del fallecido, que son creados y depositados intencionadamente cerca del cadáver por un grupo humano determinado.

1518538727_408388_1518539594_album_normal
Imagen del yacimiento almeriense de Los Millares, perteneciente a la Edad del Cobre. Fuente: El País.com

Cuanto más moderna, evolucionada y compleja sea una sociedad, los espacios serán más especializados. En cambio, los grupos humanos prehistóricos presentan una gran simplicidad espacial, porque desarrollan todas sus actividades en un mismo lugar, que es la cueva. En el interior de esta ubicación, los primeros antepasados humanos realizan todas sus funciones cotidianas, pues allí comen, duermen, crean las herramientas y entierran a sus muertos, por lo que no existe ningún tipo de especialización, ni de división espacial en distintas áreas. Sin embargo, los espacios evolucionan constantemente, se transforman y cambian su funcionalidad a lo largo del tiempo.

La modernidad de un yacimiento está relacionada con la complejidad social, política y económica del grupo humano que lo realice y la evolución de un asentamiento está vinculado con los avances tecnológicos que presente la comunidad que lo construya. Por lo tanto, cuanto más compleja sea una sociedad, existirá una mayor simplificación de los espacios respecto a la funcionalidad de estos lugares, ya que cada área presenta una función única y especializada. Con el paso de los años, las prácticas que se ejecuten en un espacio pueden cambiar, pues ese lugar nunca volverá a servir para efectuar las antiguas funciones que se practicaban en el pasado. De esta forma, las sociedades más antiguas poseen una menor variabilidad funcional, porque estos grupos humanos primitivos están menos desarrollados y tienen unas necesidades más básicas.

Los tipos de yacimiento

Hay muchas maneras de clasificar un yacimiento, por lo que no existe una única forma tipológica estandarizada de registro. La manera de catalogar un asentamiento depende de múltiples factores, que están relacionados con el hecho de cómo el arqueólogo está realizando la labor arqueológica. Los expertos pueden clasificar un yacimiento por su cronología, por la tipología de sus piezas, por el territorio en el que se ubica y por la funcionalidad del espacio. Los profesionales siempre efectúan una catalogación de los yacimientos acorde con la investigación que van a realizar. Los investigadores pueden interrelacionar diversos aspectos, ya que dentro de un grupo de clasificación de un asentamiento por la tipología de sus herramientas, los arqueólogos también pueden elaborar otra serie de subapartados que están relacionados con la funcionalidad de la ocupación.

Las tipologías de clasificación de asentamientos son categorías abiertas que presentan un carácter relativo y que evolucionan y cambian en relación a las transformaciones que sufre un espacio a través de los años.  Por lo tanto, un mismo espacio se desarrolla, sufre una alteración y modifica su funcionalidad a lo largo del tiempo. De esta forma, un edificio puede cambiar su anterior práctica religiosa, como un templo, a una actual funcionalidad turística de ocio, como una sala de exposiciones, a través del paso de los años.

Sin embargo, existen cuatro principales tipos de yacimiento. Todas estas variedades pueden llegar a coexistir en un mismo espacio, como una cueva, en las sociedades prehistóricas.

Los lugares de hábitat. Estos espacios son las cuevas y los abrigos en los que habitan los grupos humanos prehistóricos. Los lugares de hábitat van evolucionando a través del incremento del desarrollo de la sociedad y se transforman en áreas urbanas modernas, como una gran urbe o una pequeña ciudad, y en zonas rurales que presentan una compleja organización territorial, como un pueblo, una aldea o una villa. Otras áreas de refugio y de habitación son las fortificaciones, pero estas viviendas también ostentan simultáneamente una funcionalidad defensiva, política y militar.

Aljaferiap
Imagen del Palacio de la Aljafería, ubicado en Zaragoza. Fuente: Ayuntamiento de Zaragoza. 

Los lugares de hábitat más avanzados presentan diversas áreas de división espacial, en las que en cada zona existe una especialización del espacio doméstico, ya que hay un dormitorio que sirve sólo de hábitat, una cocina que únicamente se usa para preparar y consumir los alimentos, un taller en el que sólo se repara y se rehabilita el propio lugar de hábitat, un almacén que únicamente se emplea como lugar de almacenamiento de productos, una zona que tan sólo se usa para acumular los residuos y los deshechos y un área que únicamente se utiliza como un espacio religioso, como un larario romano o una capilla cristiana.

Los lugares de producción. Estos espacios se emplean para realizar diversas actividades económicas que presentan un carácter especializado. Los grupos humanos planifican y utilizan estos lugares, con el fin de incrementar al máximo el aprovechamiento de los recursos materiales del área en la que habitan. La modernidad y la complejidad de estas localizaciones están vinculadas con el desarrollo tecnológico y con la organización productiva de la comunidad que construye el emplazamiento.

Estos lugares poseen diversos depósitos que presentan un carácter muy especializado. Estas áreas tienen una ubicación muy concreta. La localización del lugar de producción está relacionado con su funcionalidad y con el nivel de complejidad socioeconómico de la sociedad. El emplazamiento de este espacio está vinculado con la ubicación de las materias primas necesarias para fabricar el producto y está asociado con el lugar de hábitat en el que esa comunidad vive.

1280px-Ramses_III_bakery.jpg
Escenas halladas en la tumba de Ramses III, que muestran cómo se elaboraba el pan en el Antiguo Egipto. Fuente: BBC. com. 

En ocasiones, los grupos humanos habitan en el mismo área de producción. Estos antepasados humanos viven en una cantera, porque de esta forma, se encuentran cerca del lugar de producción para extraer las piedras y para construir las herramientas líticas de una manera más ágil y rápida. Por lo tanto, estos espacios sirven como zonas productivas y de hábitat.

La interpretación de los lugares productivos es fundamental, porque el estudio y el análisis de estos espacios permite conocer correctamente el desarrollo y la evolución de las economías de las sociedades del pasado. Por lo tanto, la cantidad de producción y el desarrollo de la productividad de una comunidad muestra el reflejo de la vida económica y social de este grupo humano. Los arqueólogos tratan de conocer perfectamente los lugares de producción de una sociedad determinada para establecer un análisis acertado de la economía de esa comunidad. De este modo, averiguan por qué un territorio pobre se vuelve adinerado o desentrañan el motivo por el cuál una sociedad se estanca y se arruina progresivamente hasta desaparecer por completo. Por eso, los expertos intentan conocer los elementos productivos para reconstruir las sociedades del pasado.

Realizado por: Eduardo Acín (Periodista)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: