Los bosquimanos (y II)

Viene de la primera parte.

Alimentación y modo de vida

Los bosquimanos cocinan a sus presas cubriendo la carne con el carbón y con las brasas del fuego. Una vez estirada, la piel de los animales se deja al sol para que se seque. Cuando está seca, los bosquimanos la raspan hasta que se encuentra lo suficientemente suave como para que los individuos comiencen a tratarla. Los varones se encargan del raspado de la piel mediante un cuchillo. Esta actividad es una labor colectiva que realizan todos los hombres de la tribu. Cabe destacar, que los individuos creen que si silban al cuchillo, su filo permanecerá siempre afilado. El cazador que insertó la flecha en el cuerpo del ser vivo es el propietario de su piel.  Las virutas de piel seca que se han desprendido durante el proceso del raspado son cocinadas para ser ingeridas junto a los melones.

Durante la estación otoñal, comienza un periodo de gran sequía en donde desaparecen la mayor parte de los vegetales. A lo largo de esta etapa, los bosquimanos no pueden recolectar muchas plantas y hortalizas. Las féminas examinan detenidamente toda la flora que crece en su territorio. De esta forma, adquieren unos amplios conocimientos prácticos sobre el entorno natural en el que habitan, a través de la observación y de la experimentación. Las mujeres identifican todas las plantas comestibles del desierto y memorizan perfectamente el lugar en el que nacen para poder recolectarlas con facilidad.

bots-bush-sc-04-b4-026_screen
Fuente: Survival.es

La mayor parte de los vegetales que consumen son estacionales. Los bosquimanos se alimentan de más de 50 variedades distintas de plantas que crecen a lo largo de todo su territorio. Las féminas recorren largas distancias para recoger los vegetales que son consumidos por la tribu. Las niñas pequeñas acompañan a sus madres a recolectar plantas y frutos. De esta forma, las muchachas identifican y aprenden los vegetales comestibles a lo largo de todo su territorio.

Las mujeres recolectan durante los meses estivales las hojas de una planta textil. A partir de este vegetal fabrican las cuerdas. Los bosquimanos emplean una sandalia, un cuerno de animal o un bastón de cavar para extraer las fibras del interior de las hojas. Antes de que se sequen, estas fibras son enrolladas y trenzadas formando una especie de cuerda.

Desde que empiezan a caminar, los niños aprenden a cazar y las niñas comienzan a danzar y a identificar los vegetales comestibles y a recolectarlos. A la edad de seis ó siete años, los muchachos varones manejan el arco y las flechas con gran precisión y aprenden a construir sus propias armas. Los niños practican la caza en un radio de tres kilómetros cerca de su poblado y disparan con el arco y las flechas a todos los animales que ven a su alrededor. Los muchachos regresan al poblado con los seres vivos asesinados.

Los bosquimanos realizan fuegos en las proximidades de la entrada de cada cabaña, con el objetivo de mantenerlas calientes durante todo el día. Los individuos también crean un gran fuego comunal en el centro del poblado, con el que no pasar frío cuando no estén en su vivienda. Los bosquimanos obtienen el fuego haciendo girar un palo de madera duro sobre otro palo de madera más blando. Las mujeres se sientan cerca del fuego comunal mientras cocinan, se comunican entre sí y cuidan de los niños. Por la noche, se acercan los varones al fuego y hablan sobre las actividades que han realizado durante el día. Los bosquimanos viven en armonía con la naturaleza que les rodea. El mayor problema que tienen es que carecen de agua en su territorio, por lo que solo se nutren de los líquidos que poseen los vegetales que consumen.

bosquimanos-junto-al-fuego
Fuente: Survival.es

Las mujeres tienen prohibido cazar, despellejar y cortar a los animales. El varón más anciano es el encargado de realizar el primer corte. El cazador que asesina al animal es el propietario de la pieza, por lo que el viejo tiene que pedirle permiso para efectuar el primer corte. El anciano comienza realizando una incisión sobre la parte delantera del ser vivo. Tras efectuar el primer corte, los otros cazadores finalizan la tarea. Los hombres transportan la carne troceada y la piel despellejada de los animales hacia el fuego, en donde las mujeres cocinan los trozos. A través de este acto, los varones indican que son ellos los que asesinan a los seres vivos para que las mujeres se alimenten y sobrevivan.

Durante la estación invernal, los individuos sufren las consecuencias del invierno. Las plantas y los vegetales que consumen escasean y el número de animales que cazan, como los antílopes, disminuye notablemente. El invierno genera un clima muy seco y provoca un viento muy fuerte e intenso. En esta época del año, las mujeres no pueden recolectar casi nada y los cazadores no suelen tener mucho éxito en la caza. Existe una gran sequía y hambruna en el desierto.

Los bosquimanos se protegen del gélido e intenso viento cubriéndose con una especie de manta fabricada a partir de la piel de los antílopes. Los individuos también pueden llegar a cazar jirafas, si la situación de hambre y de carestía de alimentos es muy grave. El terreno en el que habitan es árido, quebradizo y estéril. 

bots-bush-ld-02_screen
Fuente: Survival.es

Durante la estación primaveral, la sequía y el calor persisten durante largos periodos. Dentro del poblado, los individuos se cobijan en las zonas de sombra y respiran de forma pausada para gastar la menor energía posible. Las personas esperan tranquilamente que se vaya el sol y bajen las temperaturas. Sin embargo, en esta época también se producen la mayor parte de las tormentas y de las precipitaciones del año. Los individuos temen los rayos y los truenos. Los bosquimanos gritan a la tormenta para que sepa donde se encuentran y no les haga daño. El ruido de las precipitaciones es tan intenso que las personas de la tribu no pueden conciliar el sueño. Algunos ancianos y algunas mujeres y sus hijos acuden cada vez que llueve a un pozo y a diversas lagunas para recoger el agua que se almacena de la lluvia. Transportan el agua hacia el poblado en varios huevos de avestruz y en diversas bolsas que elaboran con los estómagos de los antílopes.

Los instantes en los que llueve muy poco son muy perjudiciales para la supervivencia de los bosquimanos. Las gotas de lluvia consiguen humedecer la superficie terrestre, por lo que las semillas de los vegetales germinan, pero éstas obtienen tan poca agua, que las plantas mueren sin poder desarrollarse. Las precipitaciones caen en el desierto del Kalahari cada 20 meses, y en un día desaparece el agua de los pozos y de las lagunas por culpa de la evaporación del sol y de la rápida absorción de la tierra.

Actualidad

Ante las duras condiciones de vida, algunos bosquimanos deciden vivir en las reservas del gobierno. En estos lugares disponen de abundante comida y de agua potable. Además, estos centros garantizan a todos los integrantes de la tribu una sanidad y una educación gratuita para cada uno de los niños y de las niñas.

Realizado por: Eduardo Acín (Periodista)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: