Las características del Homo ergaster (y II)

Viene de la primera parte.

Algunos investigadores han elaborado una serie de teorías que tratan de explicar a qué se debieron los cambios físicos que sufrió el Homo ergaster en relación a los humanos antecesores. Estos expertos también intentan aclarar cómo estas modificaciones físicas mejoraron las características y los rasgos de esta especie.

Según el antropólogo británico Richard Wrangham, los cambios físicos que padeció el Homo ergaster se produjeron porque esta especie consumía alimentos cocinados. El conocimiento del uso del fuego permitió a este humano primitivo ingerir este tipo de comida. Estos alimentos cocinados eran más fáciles de digerir para el estómago de un ser humano que la carne o los vegetales crudos. Por lo tanto, las proteínas y las vitaminas eran mejor asimiladas por el cuerpo humano. La ingesta de alimentos cocinados le permitía ahorrar a este homínido bastantes recursos energéticos.

fuego-696x453
Wrangham aseveró que el Homo ergaster empleó el fuego. Fuente El País

La óptima asimilación y digestión de los alimentos cocinados permitió al Homo ergaster tener un mayor tiempo libre, y dedicarlo a otras actividades, como la creatividad para construir unas herramientas líticas más complejas. Esta especie tenía que comer menos horas al día, gracias a la mejor digestión y asimilación de la comida, por lo que estos humanos primitivos no dedicaban tanto tiempo a buscar alimento. El cocinado de las sustancias cárnicas y vegetales provocó la reducción del aparato masticador, e implicó la obtención de una serie de capacidades y de habilidades muy notables, ya que el ser humano adquirió una mayor paciencia y tuvo una memoria más desarrollada. Estos cambios físicos se produjeron bastante antes de que el ser humano primitivo dominara completamente el fuego, ya que el Homo ergaster no sabía hacer hogueras. De este modo, no empleaba el fuego de forma regular y sistemática.

La alimentación basada en la ingestión de productos cárnicos crudos no era nada eficiente, ya que un ser humano primitivo sólo asimilaba alrededor de un 60% del total de esas sustancias. El cerebro humano se desarrolló tras una alimentación exclusiva a través de alimentos cocinados, que aportaban proteínas y vitaminas de buena calidad. Los intestinos del ser humano son más reducidos que los del resto de los simios de su tamaño. Por lo tanto, la capacidad de digestión del ser humano es en torno a un 60% inferior a la de los otros simios que poseen una constitución similar. La alimentación basada en alimentos cocinados mejoró la digestión y la asimilación de las proteínas y de las vitaminas de la carne y de los vegetales. La ingestión de alimentos cocinados también reducía la contaminación bacteriana y el padecimiento de enfermedades por parte del Homo ergaster, por lo que esta especie mejoró su capacidad de supervivencia.

Homo-ergaster
El Homo ergaster ingería alimentos troceados. Fuente: BBC

Un estudio elaborado en el año 2016 reveló que el ser humano primitivo no utilizó el fuego de manera recurrente hasta hace unos 500.000 años. Por lo tanto, esta investigación desacreditó la teoría planteada por Wrangham. Estos expertos aseguraron que los cambios físicos que sufrió el Homo ergaster se produjeron, gracias a que esta especie consumía alimentos troceados. El empleo de herramientas, como las lascas, para cortar la comida en pequeños fragmentos permitió reducir la masticación, ahorrar energía y mejorar la digestión de los alimentos. Este humano primitivo fabricaba y manejaba una serie de herramientas de piedra de manera habitual y diaria, que le permitían cortar los alimentos y machacar los huesos con facilidad y sin esfuerzo.

El empleo de estos instrumentos posibilitaba a esta especie carroñear las presas cazadas por otros depredadores. Además, esta carne era troceada en pequeños trozos, mediante estas herramientas. La ingestión de estos trozos pequeños de carne y de vegetales favoreció la digestión de los alimentos y garantizó una óptima asimilación de las proteínas y de las vitaminas. Esto provocó un mayor desarrollo del cerebro humano. El Homo ergaster estaba completamente adaptado a vivir en los espacios abiertos de la sabana africana. También estaba totalmente acostumbrado al clima desértico y seco del periodo Cuaternario, que era tan árido por culpa de la glaciación. Habitaba en un territorio muy peligroso, ya que existían un gran número de depredadores.

La fabricación y el manejo sistemático de las herramientas de piedra permitió a esta especie descuartizar animales y fracturar huesos. De esta forma, se aumentó el espectro alimentario, ya que este humano primitivo se alimentaba tanto de vegetales como de carne. La ingestión de las proteínas  y de las vitaminas provocó un desarrollo del cerebro de este antepasado humano. Con el paso del tiempo, estos humanos primitivos inventaron nuevas herramientas más funcionales y más complejas. La creación de unos instrumentos más modernos generó la obtención de un mayor control de los recursos animales y vegetales y un mejor acceso a las proteínas de los animales. El empleo de las herramientas de piedra permitió a esta especie fracturar los huesos de los seres vivos, con la intención de acceder a la zona de la médula ósea. La médula ósea es muy nutritiva, ya que tiene muchas proteínas.

El Homo ergaster fue la primera especie que se desplazó fuera del continente africano. Este antepasado humano desarrolló mucho sus capacidades físicas, por lo que logró adaptarse al hábitat desértico y seco en el que vivía. Esto provocó que esta especie aumentase notablemente su población. De esta forma, tuvo que trasladarse a los territorios del resto de los continentes. Se produjeron una serie de movimientos de población completamente aleatorios. Fue un desplazamiento poblacional gradual y paulatino, que duró miles de años.

Aunque algunos individuos Homo ergaster salieron del continente africano, no toda esta especie abandonó en masa África. Este antepasado humano comenzó a desplazarse fuera del continente africano entre hace unos 1,9 millones de años y 1,8 millones de años. El Homo ergaster consiguió viajar hasta diversos territorios de Europa y de Asia.

Realizado por Eduardo Acín (Periodista)

Bibliografía:

Querol, María ÁngelesDe los primeros seres humanos / Ma. Angeles Querol . – 3a reimp. Madrid: Síntesis, D.L. 2011

Domínguez Rodrigo, ManuelEn el principio de la Humanidad / Manuel Domínguez- Rodrigo Madrid: Síntesis, D.L. 2018

Humphrey Louis & Stringer ChrisOur human story, Londres: National history museum. 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: