El Plan Marshall

El sistema económico de Estados Unidos después de la II Guerra Mundial

El desarrollo económico que experimentó USA durante la II Guerra Mundial se refleja en el dato de que el Producto Interior Bruto estadounidense se duplicó entre 1939 y 1945. Estados Unidos fue el único país que se encontraba en una situación económica sostenible después del conflicto internacional.

La administración Truman consideraba que existían dos amenazas muy peligrosas, que podían acabar con el desarrollo de la economía norteamericana. En primer lugar, la escasez de dólares estadounidenses en el territorio europeo, es decir, la incapacidad económica de adquirir bienes de consumo norteamericanos por parte de los ciudadanos europeos, debido a la miseria en la que estaban sumidos todos los estados del viejo continente y a la gran depreciación que sufrieron todas las monedas de los países europeos, respecto al dólar norteamericano, después de la II Guerra Mundial. Europa no podía comprar e importar ningún producto estadounidense por culpa de su gran crisis económica y monetaria.

image
El Presidente estadounidente Harry Truman firma la aprobación del Plan Marshall. Fuente: ABC

Estados Unidos concedió préstamos a los estados europeos para que pudiesen adquirir productos de procedencia norteamericana, ya que sin la ayuda económica estadounidense, los países del viejo continente no estaban en condiciones de poder responder a las necesidades básicas y de consumo de sus ciudadanos. Tras el fin de la guerra, Gran Bretaña necesitó rápidamente un préstamo de USA porque estaba completamente arruinada.

En segundo lugar, Truman temía una vuelta al proteccionismo. Estados Unidos estaba practicando una política económica antiproteccionista. La doctrina política y económica que imperaba en USA, tras la salida de la gran crisis mundial que existió en la década de 1930, radicaba en impulsar una serie de medidas políticas y económicas que promovieran un sistema basado en los mercados abiertos.

La preocupación de USA por la crisis económica europea se produjo en julio de 1944. Estados Unidos sabía que la contienda estaba decantada a su favor. En ese momento, los 44 países aliados se reunieron en New Hampshire para establecer los Acuerdos de Bretton Woods, con el objetivo de tomar varias decisiones estratégicas para la futura posguerra. Estos acuerdos estaban diseñados para facilitar el comercio internacional y para combatir el fenómeno del proteccionismo. Los pactos también fueron formulados para fomentar la ayuda a la reconstrucción de Europa. En diciembre de 1945 en la ciudad de Washington, se fundaron dos grandes instituciones a partir de los Acuerdos de Bretton Woods. Estos dos organismos marcaron la hegemonía norteamericana en la economía mundial. Fueron constituidos con el objetivo de salir del marasmo, de la paralización y de la suspensión total de la actividad económica que existía en ese momento en Europa. Son dos instituciones complementarias.

La primera fue el Banco Mundial. La creación del Banco Mundial trató de promover la filosofía económica liberal norteamericana, que consistía en fomentar el comercio internacional y la iniciativa privada. Es un banco que se fundó para lograr la reconstrucción y el desarrollo económico internacional de los países miembros.

f800x450-397929_449375_0
Fuente: El País

La segunda fue el Fondo Monetario Internacional. La creación del Fondo Monetario Internacional permitió abonar los préstamos a los estados muy endeudados con mayor facilidad. Trató de facilitar que la balanza de pagos de los países no estuviera tan desequilibrada, ya que financiaba este déficit de las naciones, a través de préstamos del Banco Mundial. Este organismo apoyó el establecimiento de un sistema de pagos que facilitase el comercio internacional. Esta institución promovió el uso del dólar norteamericano, por lo tanto, esta moneda se convirtió en la divisa con la que se realizaban la mayoría de las transacciones internacionales. Este hecho potenció su valor, el cual llegó a ser equivalente al patrón oro. El dólar era una moneda muy fuerte y estable porque nunca se depreciaba. En 1970, se produjo la primera depreciación del dólar por culpa de la Guerra de Vietnam.

USA no se había preocupado por la estabilidad y el desarrollo de la economía mundial hasta el fin de la II Guerra Mundial. Estados Unidos se dio cuenta de que una de las razones por las que se produjo la Gran Depresión en la década de 1930 fue porque el país norteamericano no se había preocupado del bienestar de la economía mundial durante la etapa de Entreguerras. En esa época, no existía ninguna institución internacional que pudiera evitar el descontrol y el despilfarro económico de cada país.

Posteriormente, USA pactó un acuerdo comercial internacional con las potencias aliadas en 1947, que fue denominado el Acuerdo general de Tarifas y Comercio (GATT). Este acuerdo intentaba que los estados armonizaran sus aranceles para fomentar el comercio internacional, ya que se promovía la creación de una organización internacional del comercio. Se produjo una gran tensión con Gran Bretaña, porque el Estado británico tenía un Imperio, y estos acuerdos chocaban con su zona de libre comercio, que era la zona de la libra. La implementación de estos acuerdos se encontró con las reticencias del Imperio Británico. USA amenazó a Gran Bretaña con no concederles más préstamos para que no se opusieran a la realización de estos acuerdos. Los dirigentes del Partido Laborista no querían aceptar estos pactos porque perjudicaban a sus intereses comerciales y económicos.

El Plan Marshall (1948 – 1952)

El político norteamericano George Marshall pronunció un discurso en una universidad norteamericana en el que lanzó una propuesta de ayuda para la reconstrucción de Europa. El Plan Marshall fue uno de los desencadenantes de la Guerra Fría. Las medidas del Plan Marshall fueron muy mal recibidas por la URSS.

La idea por la que se aprobó el Plan Marshall fue con el fin de continuar con la doctrina anticomunista que planteó Truman. Se efectuó un gran acuerdo de ayuda económica en forma de préstamos para estabilizar la economía europea, con el fin de reconstruir los estados del viejo continente que estaban devastados por la II Guerra Mundial. La cuantía económica que prestó USA a Europa gracias al Plan Marshall ascendió a 12.000 millones de dólares.

General George Marshall
Retrato de George Marshall, impulsor del proyecto. Fuente: Getty Images

Con el Plan Marshall, USA trató de poner en funcionamiento una filosofía económica de préstamos que abarcase a todos los estados europeos. España fue el único país de Europa Occidental que no recibió las ayudas económicas del Plan Marshall.

España había sido condenada por la ONU en 1946, al considerarlo un régimen heredero de los sistemas totalitarios fascistas. En la propuesta original del Plan no estaba excluida ni la Unión Soviética, ni ningún país de Europa del Este, aunque posteriormente no recibieron ningún tipo de ayuda económica.

Había una serie de condiciones políticas y económicas que tenían que cumplir los estados europeos, para que se vieran beneficiados por los préstamos del Plan Marshall. Los países tenían que aplicar la filosofía política y económica pactada en los Acuerdos de Bretton Woods. Los estados debían de evitar las medidas proteccionistas. Cada nación que se acogía al Plan Marshall tenía que firmar unos acuerdos bilaterales con USA, en donde el Estado en cuestión se comprometía a realizar una política de mercados abiertos mediante una economía liberal.

Estados Unidos apoyó el rechazo de la internacionalización de la industria en la zona de la Cuenca del  Ruhr alemana, que propusieron los dirigentes soviéticos. Los norteamericanos consideraban que la internacionalización de la Cuenca del Ruhr, con el objetivo de cobrarse las reparaciones de guerra por parte de las potencias aliadas era un error, porque provocaría la ruina económica de Alemania.

USA también rechazó la nacionalización de los sectores industriales. El gobierno francés y los dirigentes británicos e italianos pretendían nacionalizar los sectores industriales, ya que en los gobiernos de Italia y de Francia participaba el Partido Comunista de cada nación, y en Gran Bretaña estaba en el poder el Partido Laborista. En cambio, USA se oponía a que los comunistas de cada país europeo se mantuvieran en el poder, si ese Estado quería beneficiarse de las ayudas económicas del Plan Marshall. Estados Unidos rechazaba la idea de reconstruir Europa mediante la conversión de la industria en empresas estatales, ya que Norteamérica quería fomentar la iniciativa privada mediante el control de los sectores industriales en manos de empresas privadas. Sin embargo, el partido comunista francés e italiano recibieron la consigna de Stalin de ayudar a la reconstrucción de Francia y de Italia por medio de los proyectos nacionalizadores de los sectores industriales de producción. Incluso el líder galo Charles de Gaulle era partidario de aliarse con el Partido Comunista francés y efectuar políticas que conllevaran la reconstrucción del país, a través de la  nacionalización de los principales sectores productivos franceses.

USA incluyó a Alemania Occidental en las ayudas económicas provenientes del Plan Marshall, con el objetivo de favorecer e incentivar su reconstrucción. Para convencer a la sociedad norteamericana del beneficio económico que iba a acarrear a la economía estadounidense la implantación de este proyecto, y que así, los ciudadanos de USA apoyaran el plan, les dijeron que el gobierno norteamericano apoyaría a los grupos económicos e industriales estadounidenses mediante la exportación íntegra a Europa de productos norteamericanos. Todos los sectores productivos y económicos de USA salieron beneficiados gracias a la aprobación del Plan Marshall.

La gestión del proyecto

El Plan Marshall se puso en marcha desde 1948 hasta 1952. No fue un acuerdo fácil, ya que se produjeron muchas tensiones entre los estados beneficiados por las ayudas económicas. En 1949, USA estuvo a punto de retirar su ayuda a Gran bretaña, por las reticencias británicas a aplicar los principios económicos y políticos del propio Plan.

El Plan Marshall estaba pensado inicialmente para ser aplicado en todos los estados europeos, incluso en los países comunistas de Europa Oriental. Sin embargo, en las primeras reuniones concertadas entre USA y los estados aliados a lo largo de 1947, para establecer cómo iba a ser el reparto de los préstamos, Stalin no se puso de acuerdo con los dirigentes norteamericanos, y determinó que la URSS se retirase de obtener cualquier tipo de dinero proveniente del Plan Marshall. El líder soviético también exigió a los países comunistas de Europa del Este, que eran aliados de la Unión Soviética, que declinasen las ayudas económicas norteamericanas.

Stalin rechazó el dinero del Plan Marshall porque consideraba que trataba de introducir el sistema capitalista en su zona de influencia de ideología comunista. También pensaba que obligaría a romper el secretismo político que existía en torno al régimen estalinista. Por lo tanto, el Plan Marshall acabó convirtiéndose en una especie de ayuda económica para Europa Occidental.

_N_08-06-12-23-45-58
Fuente: BBC

Estados Unidos creó, en el año de 1948 en la ciudad de París, un organismo administrador que coordinó y organizó las ayudas económicas del Plan Marshall, llamado Organización Europea para la Cooperación Económica (OECE). La OECE fue posteriormente la primera institución europea de la posguerra que fomentaba el europeísmo. Existió una estrecha relación entre el europeísmo y la Guerra Fría durante la etapa de la posguerra.

La administración que ejerció la OECE consistía en que cada país europeo que quería beneficiarse de los préstamos concedidos por Norteamérica tenía que presentar sus necesidades, y decidía en que debían de invertirse los fondos económicos proporcionados por USA. Estados Unidos no intervenía en cómo tenía que distribuirse la ayuda que confería a los estados europeos. Sin embargo, USA sí que imponía una serie de condiciones que tenían que cumplir las naciones europeas para otorgarles o no el préstamo económico.

plan-marshall.jpg
Fuente: DP

USA imponía a los estados europeos la exportación de bienes y de servicios norteamericanos a Europa. Las empresas de Estados Unidos salieron muy beneficiadas con este acuerdo, ya que tenían prácticamente el control de todo el mercado europeo. Las corporaciones estadounidenses exportaban sus productos a toda Europa Occidental, y estos productos estaban financiados por el propio Estado norteamericano.

Estados Unidos exportó dólares a Europa para que las naciones europeas compraran productos de origen norteamericano. USA concedió préstamos a los estados del viejo continente, y Estados Unidos permitió que esos préstamos fueran devueltos a Norteamérica con dinero de la moneda nacional de los países de Europa. De esta forma, USA aceptó las monedas depreciadas de las naciones europeas, como los francos franceses y las liras italianas, para retirarlas definitivamente de la circulación. De este modo, Estados Unidos saneó la economía monetaria europea.

Esto permitió que el problema de la escasez de dólares en Europa quedara resuelto, ya que Norteamérica envió y exportó una gran cantidad de dólares a los estados del viejo continente. De esta forma, la economía norteamericana pudo relacionarse comercialmente con la economía europea. USA logró controlar el mercado exterior europeo, ya que el mercado comercial con Europa se configuró a su medida. Las naciones europeas establecieron acuerdos bilaterales de comercio con Norteamérica para poder acceder a las ayudas económicas del Plan Marshall. De este modo, USA se aseguraba la ostentación y el control de casi todo el comercio exterior de Europa Occidental.

El Plan Marshall fue un negocio económico redondo, ya que USA saneó la economía europea para comerciar sin oposición con los estados europeos occidentales. Además, Estados Unidos pretendía incrementar el consumo en el viejo continentey exigió que los ciudadanos europeos consumieran íntegramente productos estadounidenses para potenciar a la propia economía norteamericana.

Las ayudas del Plan Marshall se aplicaron en más de una docena de países de Europa Occidental. Los estados que más dinero recibieron fueron Gran Bretaña, Francia y la República Federal de Alemania.

Realizado por: Eduardo Acín (Periodista)

Bibliografía:

Gaddis, John LewisLa guerra fría. Barcelona, RBA, 2008.

Leffler, MelvinLa Guerra después de la Guerra. Estados Unidos, la Unión Soviética y la Guerra fría. Barcelona, Crítica, 2008.

Mammarella, Giuseppe. Historia de Europa contemporánea de 1945 a nuestros días. Barcelona, Ariel, 1996.

Artola, Ricardo. La Segunda Guerra Mundial. Madrid, Alianza, 1995.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: