¿Cuál es el origen del término Guerra Fría?

La Guerra Fría es un término de origen periodístico. El primer autor que empleó este concepto fue el periodista Herbert Swope en 1946. El apelativo de Guerra Fría lo tomó de un político norteamericano que en ese momento se encontraba en una comisión de energía atómica, y estaba negociando un acuerdo sobre la energía nuclear con la URSS. El político estadounidense dijo que no se estaba avanzando nada en las conversaciones con la Unión Soviética sobre el tema de la energía atómica, porque ambos estados estaban en una Guerra Fría. Swope quería expresar, con la utilización de ese término, que el clima de relaciones entre la URSS y USA se estaba envenenando y enfriando, ya que la colaboración entre ambas naciones estaba fracasando. Estados Unidos, después de haber lanzado las dos bombas atómicas sobre Japón, estaba dispuesta a negociar el uso y el control de la energía atómica con otros países. USA quería pactar unos acuerdos muy favorables para sus intereses nucleares. La impresión que tenían la mayoría de los estados que conformaban la ONU era que las conversaciones entre Estados Unidos y la URSS no avanzaban hacia ningún sitio. El concepto de Guerra Fría significaba que la colaboración entre la Unión Soviética y USA se estaba enfriando, ya que estaba marchando hacia un callejón sin salida. La cooperación entre ambas naciones se estaba bloqueando poco a poco y las relaciones existentes entre los dos estados estaban cada vez más agrietadas.

1028181000
Fuente: ABC

El término de Guerra Fría también fue acuñado por el político británico Winston Churchill. Churchill introdujo este concepto en un discurso que pronunció en una universidad norteamericana en la primavera de 1946. El político británico, que fue invitado expresamente por el presidente norteamericano Harry Truman para que diera la ponencia, dijo que la URSS se estaba comportando de manera prepotente en Europa Oriental. Churchill acogió por primera vez el término del telón de acero, ya que aseveró que una especie de telón de acero estaba cayendo sobre Europa. La impresión que causó el discurso de Churchill en USA fue bastante negativa. El político londinense no estaba pronosticando que se iban a romper las relaciones entre la URSS y Estados Unidos, sino que indicaba que los soviéticos se estaban aprovechando de su situación privilegiada en Europa Oriental, y estaban actuando de una forma muy vanidosa, por lo que estaban traicionando el espíritu de colaboración que existía tras el fin de la II Guerra Mundial. El líder británico no estaba vaticinando el inicio de una Guerra Fría, sólo estaba denunciando la prepotencia soviética por su dominio absoluto en Europa Oriental.

En ese instante, las palabras de Churchill fueron una exageración. Por eso, ese discurso fue recibido negativamente en la administración norteamericana. USA en ese momento, sí que estaba colaborando con la URSS. Incluso se estaba discutiendo la posibilidad de que Estados Unidos le otorgase un préstamo económico a la Unión Soviética.

El concepto de Guerra Fría también fue recogido en un telegrama redactado en 1946 por un funcionario de la embajada norteamericana en Moscú llamado George Kennan. Este telegrama fue conocido como el Telegrama largo, ya que era muy extenso. Kennan advertía que los soviéticos estaban adoptando una política expansionista en Europa Oriental. Aseguraba que la URSS no se estaba comportando de una manera fiel con las potencias aliadas. El funcionario norteamericano alegaba que el expansionismo soviético no era algo casual, sino que era la propia ideología comunista la que por idiosincrasia era expansionista. Kennan propuso al gobierno estadounidense que no siguiera negociando con la URSS porque los soviéticos iban a aprovecharse de la coyuntura y acabarían utilizando a su favor su ventajosa situación geopolítica en Europa Oriental. Además propugnó por cortar las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y la Unión Soviética, porque los soviéticos tenían una ideología muy expansionista. Al final del telegrama, Kennan dijo que estaba seguro de que el sistema soviético se acabaría colapsando por sí mismo, porque consideraba que era un régimen político volátil e inestable. No creía que el sistema soviético fuera a durar muchos años. Le daba de vida una década como máximo, ya que pensaba que el propio sistema comunista se acabaría autoliquidando y terminaría decayendo. El funcionario norteamericano no quería que su país negociara más con los soviéticos.

5hTyMRkP1513668203.6402
Fuente: Daily Mail

Las ideas principales del telegrama de Kennan acabaron por influir a los miembros de la administración estadounidense presidida por Truman. Sin embargo, en Estados Unidos aparecieron una serie de periodistas, como Walter Lippmann, que rechazaron los planteamientos propuestos por el embajador norteamericano, ya que decían que las perspectivas planteadas por el funcionario eran falsas. Lippmann rebatió en 1947 las tesis de Kennan. Las divergencias entre Lippmann y Kennan se mediatizaron, lo que provocó que el termino de Guerra Fría se difundiera por toda la opinión pública estadounidense. Las ideas del embajador se denominaron como la Teoría de la contención. La Teoría de la contención alegaba que había que contener el expansionismo de la URSS y aseguraba que no había que negociar y había que vigilar a la Unión Soviética, ya que era una nación imperialista y expansionista. Era muy difícil de demostrar la verosimilitud de la Teoría de la contención, por lo que muchos periodistas y políticos demócratas no aceptaron esta teoría.

En realidad, Lippmann consideraba que los análisis realizados por Kennan eran “erróneos y amorfos”, ya que el periodista estadounidense estaba convencido de que la URSS, más que establecer una política expansionista, lo que pretendía era protegerse de los estados externos que no profesaban una ideología socialista. Lippmann comentó que los problemas de USA con la Unión Soviética comenzaron en los pactos establecidos en la Conferencia de Yalta. En esos acuerdos, se estableció un reconocimiento oficial e internacional de varias zonas de influencia soviéticas sobre diversos estados de Europa Oriental, por lo que la URSS podía realizar lo que quisiera en sus áreas de control. Una esfera de influencia se produce cuando existe una región sobre la que una organización política o  un Estado ejerce cierta clase de dominación indirecta, cultural, económica, militar  y política.

El periodista no aceptaba los planteamientos que determinaban que la URSS era un estado expansionista e imperialista. Lippmann propuso que la única manera de que los soviéticos se retiraran de Europa Oriental podía ser mediante una negociación pacífica, y no mediante una nueva guerra. El periodista propugnaba por la negociación, ya que no quería establecer una relación tensa entre ambos estados. Lippmann consideraba que había que buscar una manera diplomática, a través de la cual, el Ejército soviético se retirase del Este Europa. Las tesis que acabaron triunfando fueron las de Kennan y no las de Lippmann. Las relaciones exteriores entre ambas naciones se fueron tensando a partir de 1947, y se impuso el argumento de la fuerza, y no el argumento de la negociación pacífica.

Realizado por Eduardo Acín (periodista)

Bibliografía:

Gaddis, John Lewis. La guerra fría. Barcelona, RBA, 2008.

Leffler, Melvin. La Guerra después de la Guerra. Estados Unidos, la Unión Soviética y la Guerra fría. Barcelona, Crítica, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: