Luis Zueco: “Lo más importante es crear unos personajes que tengan alma”

Luis Zueco (Borja, provincia de Zaragoza, 1979) es novelista, historiador e investigador. A lo largo de su carrera, ha publicado varios trabajos de investigación y diversos artículos de divulgación histórica. Ha participado en infinidad de congresos y ha pronunciado una innumerable cantidad de conferencias a lo largo de todo el territorio español.

También ha publicado varias novelas históricas. Hace tres años, el historiador escribió la primera obra de su fascinante Trilogía Medieval, denominada El Castillo. En el año 2016, el autor alcanzó de nuevo el éxito con su segunda novela, titulada La Ciudad. Este mismo año, Zueco ha concluido su trilogía con el libro El Monasterio. Estas tres novelas históricas, que pueden leerse de forma independiente y autónoma, consiguen sumergir al lector en una de las épocas más importantes de la historia, como es el periodo de la Edad Media.

Su última novela, titulada El Monasterio, está teniendo una gran repercusión mediática y una gran acogida por parte de los lectores. Incluso va a ser traducida a otros idiomas, como el alemán o el polaco.  El autor ha querido adentrarse en las misteriosas tierras del Moncayo, en donde se erige uno de los monasterios cistercienses más bellos del mundo, que es el Monasterio de Veruela. En este emplazamiento, los monjes ocultan grandes secretos y crímenes, a los que tendrá que enfrentarse el joven Bizén de Ayerbe

¿Podemos decir que con El Monasterio termina su trilogía de novelas históricas ambientadas en Aragón?

Sí, es la tercera y la última. Cada una de ellas está ambientada en un siglo, en una provincia y en un escenario diferente, dentro del marco histórico que abarca la Edad Media. Así que puede decirse que con la publicación de El Monasterio, se completa la denominada Trilogía Medieval.

¿Es necesario que los lectores hayan leído las dos novelas históricas anteriores para entender El Monasterio?

No, en vez de una trilogía es una colección. Cada una de las obras es independiente y autónoma entre sí. Cronológicamente, sí que siguen un rango de fechas, ya que la primera está ambientada en el siglo XI, la segunda transcurre en el siglo XII y la última sucede en el siglo XIV. En el fondo, da igual no leerse todas, pero si alguien quiere sumergirse y adentrarse en el mundo que he creado en esta trilogía, debería empezar por El Castillo.

¿Cuánto tiempo le ha llevado escribir esta novela?

Es muy difícil de determinar, porque he invertido mucho tiempo en buscar la documentación histórica. También he recabado información sobre otros temas, como las supersticiones y las leyendas, o cosas tan concretas, como puede ser la elaboración del vino, que aparece detallado en la obra, y es un hecho muy importante a lo largo de la trama. Realmente, he ido acumulando el trabajo de años anteriores en los que, aunque estaba escribiendo otras novelas, iba recabando información sobre otras cosas. En cuanto al tiempo que me ha costado la redacción de la obra, si sólo cuento la escritura, y teniendo la documentación ya buscada, habré tardado alrededor de un año y medio.

La novela está ambientada en el monasterio cisterciense de Veruela del siglo XIV ¿Por qué eligió esta época?

Es complejo, porque la Edad Media abarcó muchos años y no tiene nada que ver el siglo VIII con el siglo XV. Escogí el siglo XIV, porque fue un periodo de guerra. En ese siglo se produjo el conflicto entre los dos Pedros: Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón. Está guerra fue la contienda más importante de toda la Edad Media entre los dos reinos cristianos, situados en la península. Quería poner en valor lo que fue este enfrentamiento bélico para España en general y para Aragón en particular. Esta contienda se convirtió en un conflicto internacional, ya que también participaron las tropas francesas y los soldados ingleses. Los estados más importantes de Europa Occidental participaron en esa guerra. El conflicto terminó de una manera muy cruel para el Reino de Castilla, por lo que quería poner en valor ese momento histórico, en el que se desencadenó una guerra total en España.

Usted es de la localidad de Borja, ¿cómo ha plasmado esos parajes en su libro?

Tengo la ventaja de tener muchos conocimientos sobre esa zona, ya que soy oriundo de esa región aragonesa. Mi idea principal era poner en valor todo el entorno natural que rodeaba al Monasterio de Veruela y al Moncayo. También quería difundir la cultura especial que tiene esta zona, ya que existen muchas leyendas relacionadas con la magia. Trasmoz es el único pueblo maldito y excomulgado que hay en España. Esa región tiene cosas muy particulares y atractivas para todo tipo de lectores. El Monasterio es una novela que puede ser leída por todo tipo de público, ya sea alguien a quien le guste la historia, una persona que le cautive la novela negra o gente a la que le apasione más la aventura. A pesar de que la novela histórica esté ambientada en un monasterio cisterciense, también posee personajes femeninos, ya que dos niñas ejercen un rol muy importante dentro de la trama.

Digamos que el ciudadano que vaya al Monasterio de Veruela verá las cosas de una manera diferente gracias a su novela.

Sí, esa es la idea. Esto mismo pasa con El Castillo y con La Ciudad. Lo ideal sería leerse primero la novela y una vez concluida, acudir a Veruela. De esta forma, el lector puede tener la oportunidad de disfrutar de una experiencia doble. Actualmente, está de moda el turismo  literario, por lo que el público va a vivir una doble vivencia, leyéndose el libro y visitando el monasterio.

Con respecto a sus anteriores obras, ¿es esta su novela más bélica y misteriosa?

Este libro tiene un poco más de todo que mis obras anteriores. El Castillo era más bélico e histórico y La Ciudad era una novela más negra. Aquí te encuentras de todo, hay intriga, historia y también se tratan otros temas más oscuros. Es una novela histórica bastante genérica, que intenta llegar a todo tipo de público. No necesitas saber nada de historia para leerte la novela. Si te gusta la historia o la novela negra la vas a disfrutar mucho.

¿Por qué cree que la novela histórica funciona tan bien?

A la gente, aunque nos cueste creerlo, le interesa la cultura y la historia. Por mucho que nos empeñemos en decir que la población española no lee o no le gusta la historia, eso no es cierto. En este país existe un déficit cultural, porque los ciudadanos no están bien formados en diversas disciplinas, como la historia. Hay muchos temas culturales que la población desconoce, por lo que quiere investigar por su cuenta y así, aprender más sobre ellos. La gente dispone actualmente de multitud de maneras de adquirir un mayor conocimiento sobre una disciplina cultural, ya que puede iniciar una carrera universitaria o puede realizar un curso. La novela histórica permite al lector, a través de una ficción, despertarle un gran interés por los temas relacionados con la historia. Por ejemplo, si una persona lee El Monasterio y queda atrapado por la trama argumental, no dudará en investigar e informarse más sobre la historia del siglo XIV y por la orden del Císter.

A la hora de escribir la novela ha realizado un exhaustivo trabajo de documentación, ¿cómo ha sido?

El trabajo de documentación ha sido algo muy complejo, porque he tratado varios temas que son muy distintos entre sí. Por un lado, El Monasterio está ambientado en una época muy conflictiva, y por otro lado, esta novela histórica también se centra en la vida diaria de un monasterio cisterciense. El día a día que hacían esos monjes no tiene nada que ver con nuestra vida diaria actual. En la actualidad, no nos aislamos en un monasterio y no nos pasamos la mayor parte del día orando. A la hora de recabar la información con la que redactar la obra, pretendía hallar la esencia y la función que ejercían esos monasterios en la sociedad medieval.

_entrevistaconelesc28585792_2b9c502d
Fuente: Heraldo de Aragón

Un monasterio no es simplemente una iglesia y un claustro, esa solo es la parte  privada y de oración. Realmente, un monasterio era un centro económico y un centro de poder. Dentro del complejo, había talleres, granjas, molinos y una población muy numerosa de trabajadores, que no pertenecían a la orden. Incluso, muchos monjes entraban al monasterio para hacer carrera. Algunos hasta habían podido tener hijos antes de ingresar en la orden religiosa. Me ha resultado muy complicado el hecho de transmitir la forma en la que funcionaba un monasterio, por lo que me he tenido que documentar mucho para expresar cómo pensaba un monje del siglo XIV.

¿Crear a los personajes es una de las partes más fundamentales a la hora de escribir una novela?

La parte más importante es crear a unos personajes que tengan alma. La obra, por mucho que sea una novela histórica o una novela negra, necesita un personaje carismático que comience a crear una trama a su alrededor. Este es el principal motivo de que haya sagas. Yo, como escritor, no soy tonto y sé que cuando un personaje funciona bien ante los lectores, puede ser el protagonista de varias de mis novelas. Y te afirmo todo lo contrario, si no creas un personaje bueno, la novela se cae y no triunfa. Aunque parezca más complejo el hecho de recabar toda la documentación, lo realmente difícil es crear unos buenos protagonistas.

En el caso de esta novela, fue muy compejo incluir a los personajes femeninos, porque la trama gira en torno a la vida diaria en un monasterio. Sin embargo, consideraba que si no integraba a ninguna mujer dentro de la novela, ésta se iba a quedar totalmente desequilibrada. El reto de lograr introducir en mi obra a varios personajes femeninos, y conseguir que éstos tuvieran una gran relevancia en el hilo argumental fue lo más complicado.

Entre los protagonistas se encuentra Bizén de Ayerbe, que es un personaje muy atractivo a ojos del lector y que tiene una misión fundamental en la historia de la novela.

Bizén es simplemente un ayudante, por lo que no es un protagonista que ostente un gran cargo. Es el único personaje laico que habita en el monasterio de Veruela. Su misión principal es recuperar los restos de un infante de Aragón, que debería haber sido rey. Este individuo de la realeza era el hijo primogénito de Jaime I, el Conquistador, que llevaba enterrado en el emplazamiento desde hacía unos 100 años. Sin embargo, el infante no debería estar enterrado allí, y no se sabe el motivo por el cual sus restos óseos están dentro del complejo.

2018051809431033619
Fuente: Todoliteratura

Los abades del monasterio de Veruela llevaban unos 100 años negándose a entregar los restos del infante al rey y al Papa. Este hecho es algo muy interesante y bastante difícil de creer. Bizén de Ayerbe llega al monasterio con la misión de recuperarlos, pero es un personaje que tiene bastantes sombras. Esto le permite moverse con total libertad por el monasterio, ya que es un complejo muy oscuro, en el sentido de que todos los monjes que viven allí ocultan algo. Bizén  es un personaje que tiene sus sombras, pero a la vez está intentando iluminar su vida, y en Veruela lo va a conseguir.

Los monjes guardaban el voto de silencio y se dedicaban principalmente al rezo, ¿piensa que ocultaban un gran número de secretos dentro de los muros de los monasterios?

Existía mucha demagogia dentro de los monasterios. Los monjes tenían que guardar el voto de silencio, por lo que no podían hablar, pero establecieron un idioma de signos. Crearon un lenguaje que contenía unos 400 ó unos 500 signos diferentes entre sí. Como curiosidad, te contaré que el inicio de la lengua de signos proviene de los monasterios. Los monjes se comunicaban perfectamente. Considero que actuaban de una forma muy hipócrita, ya que si no tenían permitido ninún tipo de comunicación o de interacción, no entiendo que lo hicieran a través de los símbolos.

Por otro lado, sí que pienso que los monjes tenían que guardar muchos secretos. La mayoría de ellos había tenido previamente una vida en el exterior del monasterio que no querían que se supiera, ya que muchos ingresaban en la orden sin tener ninguna vocación religiosa. Los monjes pretendían ser abades, y los legos, que eran los monjes que ostentaban el menor nivel en la orden, aspiraban a ser monjes de pleno derecho. Dentro del monasterio sucedía de todo, y a nadie le interesaba levantar ese silencio y ese secretismo.

En el libro hay una frase que dice: “Las mejores mentiras terminan siempre por descubrirse…”.

Sí, la novela se centra mucho en el tema de la mentira. Cualquier individuo puede construir una falacia muy bien atada, pero el problema viene cuando ese engaño tiene que prolongarse indefinidamente a lo largo del tiempo. Considero que mantener una mentira durante un gran periodo de tiempo puede ser posible, pero no es factible hacerlo eternamente. Al final, en algún momento algo va a fallar. Esto es un poco lo que explico en mi novela. La mentira implica un esfuerzo y  la verdad no supone ningún esfuerzo. Si tienes un momento de debilidad, puedes fallar y se va a descubrir el engaño.

La mentira y la muerte son algunos de los temas principales del libro.

Sí, la novela también se centra en explicar la lucha entre el bien y el mal. El origen del mal, que es un tema filosófico, aparece mucho en la obra. Yo creo que para que exista el bien, tiene que existir el mal, porque si no, no podríamos observar la diferencia existente entre ambas actitudes. Trato algunos temas muy filosóficos, que ya estaban en boga en la Edad Media, y siguen estándolo ahora.

¿Cómo está viendo las primeras reacciones de los lectores sobre su novela?

Por ahora, la aceptacion del público ha sido buena. Hay gente por Twitter que me ha comentado que se lo ha leído en una noche. Yo soy optimista, y creo que va a funcionar muy bien. Además, sé que muchos de los lectores de mis dos novelas anteriores llevaban tiempo esperando a que saliera esta tercera.

Aunque lleva poco tiempo a la venta, la obra va a ser traducida a otros idiomas, como el polaco.

Sí, ya tenemos firmada la traducción al polaco, y ahora estamos estudiando traducirla también al alemán y al portugués. Las traducciones son muy difíciles de conseguir, por lo que cada pica que pongas en un país es una gran victoria. No es fácil pensar que a un ciudadano polaco le vaya a interesar un tema que está muy ubicado en Aragón. Lo que realmente le va a fascinar es si el libro está bien redactado y si su trama es interesante o no.

¿Se encuentra trabajando ya en algún otro proyecto?

Sí, tengo una obra terminada, pero es de otro género. También estoy trabajando en mi próxima novela histórica, que está basada en el siglo XVI. Está muy relacionada con los libros y con las bibliotecas en general. Se encuentra ambientada en el periodo en que se crean las primeras bibliotecas, que fue en la primera mitad del siglo XVI.

¿Qué libros recomendaría a nuestros lectores?

Recomendaría El batallador , que está escrito por los autores aragoneses José Luis y Alejandro Corral. Es una novela histórica que ha salido hace poco, y que relata la historia de Aragón. Lo considero un gran libro.

Entrevista realizada por María Tobajas (Periodista y Doctora en Comunicación)

Bibliografía

Zueco, Luis. El Monasterio. Zaragoza, Ediciones B, 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: