El nacimiento del Tercer Mundo

El significado del concepto de Tercer Mundo

Alfred Sauvy escribió un artículo titulado Tres mundos, un planeta para el periódico L’ Observateur el 14 de agosto de 1952. El demógrafo francés citó por primera vez el concepto Tercer Mundo para explicar la situación y el marco histórico en el que se encontraba la geopolítica global en la década de 1950.

Sauvy señaló que el círculo mediático internacional se centraba en la existencia de dos mundos, que eran las dos superpotencias que protagonizaban la Guerra Fría. El demógrafo francés acuñó por primera vez el término Tercer Mundo para referirse a una serie de estados olvidados por la mayoría de los sectores de la sociedad, y que eran denominados por la ONU como países subdesarrollados.

El término Tercer Mundo todavía es usado actualmente, aunque de una manera más imprecisa que cuando fue acuñado. Sauvy planteó en su artículo que existían una serie de naciones que iban a ser utilizadas por las dos grandes superpotencias para librar su Guerra Fría particular. A esos países les denominó con el apelativo del Tercer Mundo. El demógrafo estaba aludiendo a los nuevos estados que habían surgido hacía poco tiempo, debido a la descolonización. Eran naciones que estaban iniciando el proceso de descolonización. Por ello, el demógrafo confirió al término de Tercer Mundo un significado geográfico.

Sin embargo, este concepto tenía otras connotaciones que no eran simplemente geográficas. Por lo tanto, el término de Tercer Mundo aludía a la existencia de un conjunto de nuevos países que estaban surgiendo, al margen del Bloque soviético y del Bloque occidental, debido al proceso de descolonización. Estos nuevos estados estaban siendo utilizados por el Primer Mundo y por el Segundo Mundo para conseguir sus propios intereses particulares y para extender el conflicto de la Guerra Fría hacia naciones externas. Sauvy identificaba al Primer Mundo como el Bloque occidental y se refería al Segundo Mundo para denominar al Bloque soviético.

El concepto de Tercer Mundo abarcaba a todos los estados descolonizados o que estaban en proceso de descolonización durante las décadas de 1950 y 1960. El término también englobaba a los países de América Latina y a los Mandatos, es decir, Sauvy consideraba como Tercer Mundo a todas las naciones que no se relacionaban en un sentido geopolítico ni con el Bloque occidental, ni con el Bloque soviético.

El texto se publicó en 1952. Durante este periodo, la Guerra Fría se estaba difundiendo por todo el mundo y se estaba internacionalizando. El contenido principal del artículo indicaba que el Primer Mundo y el Segundo Mundo se estaban aprovechando de estos nuevos estados, ya que estaban librando su particular Guerra Fría, a costa de estos países.

El concepto de Tercer Mundo fue perdiendo precisión a lo largo del tiempo, ya que algunos de estos nuevos estados fueron desarrollando su economía, y se produjeron grandes diferencias en la riqueza de estas naciones y en la renta de los habitantes de estos países.

El término de Tercer Mundo fue preciso durante las décadas comprendidas entre 1950 y 1960. Aunque este concepto se sigue usando en la actualidad, los estados a los que hoy en día denominamos como Tercer Mundo no son tantos, como los que había en esas dos décadas. Gracias al desarrollo económico de los últimos 50 años, algunos estados que eran considerados como parte integrante del Tercer Mundo, se fueron convirtiendo en los países denominados Semiperiféricos, a partir de la década de 1970.

00015262-original
Fuente: La Vanguardia

Se produjo un fenómeno, en el que los expertos economistas y sociólogos llamaron como la Teoría del Centro – Periferia, que definía las diferencias económicas e industriales que existían entre las naciones situadas en el centro y en la periferia del mundo. En el Centro estaban los estados más industrializados, y en la Periferia estaban los países más subdesarrollados. Entre medio de estas dos regiones, surgieron una serie de naciones que se encontraban en vías de desarrollo económico e industrial en la década de 1970. Estos estados en vías de desarrollo ya no formaban parte del Tercer Mundo, sino que tenían un nivel económico suficientemente alto, que los situaba en un escalón intermedio entre los países desarrollados y los estados subdesarrollados.

En 1960, se fundó la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Estas naciones se convirtieron en estados en vías de desarrollo durante la década de 1970. Dejaron de ser países del Tercer Mundo, debido a que su riqueza petrolífera les permitió crecer económicamente a un ritmo muy superior respecto a las otras naciones que no podían suministrar esa materia prima. Eran un colectivo de nueve países de Asia, de África y de Sudamérica. Estas naciones eran Arabia Saudita, Argelia, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria y Venezuela.

El concepto de Tercer Mundo tenía un significado geográfico, económico y político, que procedía del conflicto de la Guerra Fría. El sentido político del término de Tercer Mundo se materializó mediante el nacimiento de un movimiento que surgió en la década de 1950, que fue el Movimiento de los Países No Alineados. El principal objetivo de los estados que pertenecían a este movimiento era conservar una posición neutral y no aliarse con ninguna de las dos superpotencias que pugnaron en la Guerra Fría, durante el enfrentamiento indirecto que libraron el Bloque occidental y el Bloque soviético.

La presión de la ONU en favor de la descolonización

Otra razón que motivó la formación de movimientos independentistas anticoloniales fue la filosofía de la ONU. La Carta de las Naciones Unidas era antiimperialista. La ONU promulgó en 1945 un conjunto de normas de derecho internacional, por la que tenían que regirse todos los estados a partir de la posguerra. El artículo segundo de la Carta de la ONU defendía la emancipación de los pueblos. Este concepto estaba relacionado con la Carta del Atlántico realizada en 1941. El término de la emancipación de los pueblos estaba dirigido en contra de la invasión que estaba ejecutando Alemania durante la II Guerra Mundial. La Declaración afirmaba que ante la invasión de la Alemania nazi los pueblos debían emanciparse.

La filosofía en contra del imperialismo y del expansionismo nazi se extendió en la Carta de la ONU de 1945. En este tratado internacional apareció por primera vez la idea de la libre determinación de los pueblos. Este término se refería exclusivamente a los territorios coloniales. La ONU defendía una filosofía anticolonial. Esta filosofía antiimperialista venía por la influencia de USA, ya que los dirigentes estadounidenses demócratas se oponían al colonialismo europeo. Los políticos norteamericanos no entendían cómo algunos estados del viejo continente tenían una serie de colonias, que eran administradas por los gobernadores militares de los propios países europeos. La filosofía antiimperialista y anticolonialista de la ONU fue la que obligó a cambiar el modo de administración de los Mandatos por parte de las potencias europeas. Sin embargo, Francia se resistía a liberar y a dar autonomía a sus Mandatos.

Este documento oficial de la ONU declaraba que la subyugación, la dominación y la explotación de estos territorios por parte de otros estados extranjeros, constituía una denegación de los derechos humanos fundamentales. Por lo tanto, el colonialismo era contrario a la filosofía impuesta por la ONU. La resolución indicaba que todos los pueblos tenían derecho a la libre determinación, por lo que debían determinar libremente su condición política y tenían que perseguir libremente su desarrollo económico, social y cultural. La ONU señalaba que la falta de preparación y trayectoria de estos territorios en el orden político, económico y social no debía servir de pretexto para no conceder su independencia. Los Imperios no concedían la independencia a sus colonias, porque aseguraban que no tenían un nivel de civilización, ni un nivel político, ni un nivel de educación suficiente.

La influencia de la Guerra Fría en la descolonización

Estados Unidos utilizó unas estrategias mucho más agresivas que la URSS al comienzo de la Guerra Fría. Esto fue debido a que Harry Truman abandonó la presidencia estadounidense y le sucedió en el poder Dwight Eisenhower.

184282094.0
Fuente: Getty Images

Durante la década de 1950, USA implementó una serie de medidas políticas de seguridad nacional muy severas, denominadas como la Doctrina de las Represalias masivas. Estados Unidos ya no trataba simplemente de vigilar y de contener el supuesto expansionismo soviético, sino que las autoridades estadounidenses castigaron a cualquier nación que intensase colaborar con la Unión Soviética y con cualquiera de sus estados aliados. El término de represalias masivas quería decir, que Estados Unidos estaba dispuesto a utilizar armamento nuclear para luchar en contra de cualquier ejército convencional y en contra de cualquier país en donde se observara cualquier tipo de injerencia soviética. Estas medidas políticas dictadas por el gobierno de Eisenhower incrementaron exponencialmente la conflictividad internacional, ya que aumentaron las tensiones entre los países de uno y de otro bloque.

A lo largo de la década de 1950, la estrategia política que realizó la Unión Soviética se denominó como la Doctrina de la Coexistencia Pacífica. Este término fue recogido por Nikita Jruschov, sucesor de Iósif Stalin en la presidencia de la URSS. Los nuevos dirigentes soviéticos creían que era posible una coexistencia pacífica internacional del comunismo y del capitalismo, ya que consideraban que no eran dos sistemas económicos que estuvieran abocados a destruirse el uno al otro. La Unión Soviética quería negociar y acercar posturas con Estados Unidos, con el objetivo de firmar una serie de acuerdos favorables a los intereses de las dos naciones.

Durante este periodo comenzó a desarrollarse el fenómeno de la descolonización a escala mundial, lo que produjo el surgimiento y la fundación de una gran cantidad de nuevos estados. De este modo, las zonas de influencia en las que podía desarrollarse el conflicto de la Guerra Fría, entre el Bloque soviético y el Bloque occidental, también fueron aumentando. Esto provocó la globalización mundial de la Guerra Fría, ya que se incrementaron los escenarios y los países en los que se desarrolló la contienda.

CONFERENCIABANDUNG2
Fuente: RTVE

La Guerra Fría influyó mucho sobre los procesos de descolonización. Los dirigentes de los nuevos estados comenzaron a observar que formaban parte del denominado Tercer Mundo, ya que se encontraban al margen del enfrentamiento entre las dos superpotencias existentes a lo largo del conflicto. Por eso, estas naciones crearon el Movimiento de Países No Alineados (MPNA). Fue una agrupación de estados que fue fundada durante la Guerra Fría. La mayoría de los países que conformaba este movimiento eran  naciones afroasiáticas. El MPNA estaba integrado por los estados del Tercer Mundo en su vertiente política y diplomática, ya que eran países pacifistas. El nacimiento del MPNA se produjo gracias a los acuerdos establecidos en la Conferencia de Bandung, que se celebró en esta ciudad indonesa en 1955. Esta conferencia fue organizada por Sukarno, que era el líder independentista, anticolonialista y nacionalista de Indonesia. Fueron invitados a la convención más de 20 nuevos países descolonizados.

Los países no alineados no eran absolutamente neutrales respecto al Bloque soviético y al Bloque occidental. Estos estados propugnaban realizar una política internacional que estuviera alejada de la confrontación que tenían en ese momento las dos superpotencias. La filosofía y el objetivo de los países no alineados era promover la cooperación internacional para evitar una III Guerra Mundial. El enfrentamiento entre Estados Unidos y la URSS provocaba una división del mundo en dos bloques, lo que podía propagar una nueva contienda mundial.

Los estados que conformaban el MPNA pensaban que había que tomar una serie de medidas que favorecieran la paz. Además también creían que había que impulsar y potenciar la cooperación internacional.

La mayoría de las naciones que integraban el Movimiento de Países No Alineados eran más simpatizantes de la URSS que de Estados Unidos. No existía ningún tipo de contradicción en el hecho de considerarse países No alineados y a la vez simpatizar con los soviéticos, ya que estos estados simplemente sentían una gran simpatía de tipo político y económico hacia la Unión Soviética, y no tenían ningún tipo de vínculo militar con la URSS, ya que eran pacifistas. El MPNA estaba integrado por estados pacifistas que consideraban que había que potenciar las medidas y los acuerdos políticos que impulsaran la cooperación internacional.

Estas naciones preferían a la Unión Soviética por razones económicas y políticas, ya que la URSS ayudó y tendió la mano a los nuevos estados descolonizados, mientras que USA actuó de modo desafiante y controlador. Cualquier movimiento político realizado por estas nuevas naciones descolonizadas era considerado por los dirigentes norteamericanos como comunismo. Los principios básicos y las doctrinas políticas defendidas e impulsadas por los líderes nacionalistas árabes eran sospechosas, por el presidente estadounidense Eisenhower, de estar relacionadas con el comunismo.

En la década de 1950, la propaganda norteamericana anticomunista y antisoviética era muy fuerte. La Doctrina de las Represalias masivas era un elemento disuasorio que servía para evitar que la Unión Soviética interviniera de algún modo en el mundo y para impedir que atacase a algún país extranjero. Una de las consecuencias paralelas a la estrategia de la Doctrina de las Represalias masivas empleada por USA fue la apuesta norteamericana por el desarrollo y por el rearme nuclear, ya que la administración gobernada por Eisenhower inició la llamada Carrera de Armamento Nuclear. Estados Unidos incrementó exponencialmente su arsenal bélico y su arsenal nuclear.

La Unión Soviética también realizó una fuerte apuesta por el rearme nuclear y por el desarrollo del armamento nuclear, ya que el gobierno dirigido por Jruschov también inició una Carrera de Armamento Nuclear. La Unión Soviética incrementó exponencialmente su arsenal bélico y su arsenal nuclear. La URSS logró fabricar su primera bomba atómica y lanzó su primera bomba de hidrógeno.

La élite culta que lideró la descolonización

Los máximos dirigentes de los movimientos independentistas coloniales formaban parte de una élite erudita afroasiática, que nació durante las décadas de 1930 y 1940. Esta élite intelectual se educó en los estados de Europa Occidental, y consiguió desplazar y derribar del poder a los antiguos dirigentes de los territorios coloniales.

Esta nueva élite culta se dedicó en su juventud a aprender las bases y los principios de la cultura europea, y consiguió adaptar esa cultura europea a los procesos descolonizadores de sus respectivos países. Estos intelectuales estudiaron fundamentalmente  en Gran Bretaña, en Francia y en Estados Unidos. Aprendieron las bases de la cultura política moderna europea. A partir del aprendizaje de la cultura política europea, surgió en estos intelectuales un fuerte sentimiento nacionalista. El nacionalismo que apareció en los nuevos estados descolonizados era un sentimiento nacionalista de corte moderno. No era un mero sentimiento asociado al tribalismo, sino que surgió un sentimiento nacionalista relacionado con el concepto de establecer en sus territorios una nación política soberana y autónoma. Pretendían que el conjunto de los ciudadanos de cada una de esas nuevas naciones descolonizadas, se acogiera a una ley común.

El concepto de nación política era una construcción que tenía su origen en Europa Occidental. Ese término surgió en el siglo XVIII a través de la Revolución Francesa. Por lo tanto, la tradición política que defendía la idea de nación, que establecía a una nación como un conjunto de ciudadanos que estaban regidos por una ley común, se originó en la Revolución Francesa, pero se desarrolló a lo largo del siglo XIX. Este concepto era el principio básico sobre el que se basaba el nacionalismo colonial.

Los sectores intelectuales nacionalistas y anticoloniales eran los máximos dirigentes de los movimientos independentistas. Estos eruditos exportaron los ideales anticoloniales y nacionalistas a sus propios países. También lograron adaptar ese nacionalismo relacionado con el concepto de nación política a las características sociales y culturales de sus estados de origen. Los líderes de los procesos descolonizadores importaron los principios y las bases del nacionalismo europeo y de la cultura europea a sus propios países. La élite erudita pretendía separarse e independizarse de los imperios coloniales, con el objetivo de formar una nueva nación política. Estos líderes eran nacionalistas, ya que aspiraban a convertir a sus estados en una nación autónoma y diferencial.

Estos líderes intelectuales querían independizarse de las colonias por una vía revolucionaria o por una vía moderada, reformista y pacífica. El medio que emplearon para lograr su emancipación dependió de las circunstancias políticas y sociales y de la ideología política de cada uno de estos líderes.

Estos líderes políticos se formaron culturalmente en los países de Europa Occidental, por lo que tuvieron una educación europea. La mayoría provenía de la clase media y tenían una profesiones relacionadas con el derecho, la educación, la ingeniería y el ejército.

El surgimiento del Panafricanismo

La región del África subsahariana británica era una zona en la que residía numerosa población nativa y tenía muchos recursos naturales y muchas materias primas. Esta región experimentó una serie de cambios y de transformaciones socioeconómicas muy importantes durante el periodo de Entreguerras y durante el transcurso de la II Guerra Mundial. Esta zona vivió un desarrollo económico e industrial de sus ciudades más importantes, lo que supuso un alto crecimiento demográfico en estas localidades. También se produjo un incremento de los movimientos migratorios por parte de la población africana, desde las zonas rurales hacia las zonas urbanas más industrializadas. Se inició el desarrollo de la agricultura comercial en algunas ciudades rurales africanas. Se produjo una movilidad económica y social en esa región de África que provocó que un amplio sector de la población africana se encontrara imbuida por un sentimiento nacionalista y tuviera un fuerte sentimiento independentista y anticolonialista.

Estos cambios y estas transformaciones socioeconómicas en la región del África subsahariana británica produjeron una aceleración de la llegada de una conciencia y de un sentimiento nacionalista a la población africana de estos territorios. Los ciudadanos comenzaron a tener unas aspiraciones independentistas y anticoloniales. Los líderes independentistas africanos eran políticos que pertenecían a la clase media de la sociedad, y que estudiaron una carrera universitaria en los países de Europa Occidental.

En esta región africana surgió la ideología africanista, conocida como el Panafricanismo. El Panafricanismo fue un movimiento que comenzó a tener mucha fuerza después de la II Guerra Mundial. Este movimiento político, cultural y social reivindicaba la importancia económica que tenía África en el mundo y también solicitaba una rápida descolonización. Tenía una ideología anticolonialista, ya que consideraba que los pueblos africanos tenían que emanciparse de sus imperios. El Panafricanismo reclamaba que se cumpliesen los derechos que propugnaba la ONU, estos derechos estaban relacionados con la idea de la libre determinación de los pueblos.

1dc4e7381b963136c04c16432cf61fc6
Fuente: Getty Images

Los principales líderes panafricanos procedían de las colonias africanas que estaban dominadas y controladas por Gran Bretaña. Estos políticos no sólo reivindicaban la independencia de sus países de origen, sino que también reclamaban la descolonización de todas las naciones del continente africano. Sus dirigentes tenían un ideal panafricanista, según el cual, creían que África era un continente que todavía estaba por desarrollarse completamente, ya que tenía una gran importancia económica mundial y había que potenciar al máximo sus recursos naturales y sus materias primas, para hacer de los estados africanos, unos países ricos.

El Movimiento Panafricanista fue muy importante en la década de 1960. En ese momento, varios estados africanos consiguieron la independencia de sus imperios. Se fundó en 1963 en la capital etíope de Addis Abeba, la Organización para la Unidad Africana. Esta institución panafricana potenció e impulsó el desarrollo de la ideología panafricanista por el continente africano.

Los fundadores de la Organización para la Unidad Africana fueron el emperador de Etiopía Haile Selassie, el líder militar egipcio Gamal Abdel Nasser y el líder ghanés Kwame Nkrumah. Eran dirigentes que tenían una conciencia y un sentimiento nacionalista, independentista y anticolonialista muy arraigado.

Los tres líderes africanos crearon una organización regional que ayudase a fomentar la cooperación mutua entre los distintos países africanos. Este organismo seguía la filosofía de la ONU que defendía la emancipación y la libre determinación de los pueblos. Era una institución que impulsaba y potenciaba la cooperación regional entre los países africanos recientemente independizados y descolonizados. Este organismo también servía para dirimir los posibles conflictos y los posibles litigios entre las naciones africanas, de manera pacífica.

El surgimiento del Panarabismo

A partir del fin de la II Guerra Mundial triunfaron una serie de revoluciones nacionalistas, independentistas y anticoloniales. Los movimientos políticos nacionalistas árabes se hicieron con el poder y derrocaron a las monarquías que gobernaban sus respectivos países. Las revoluciones triunfaron en Libia en 1969, en Siria en 1949, en Egipto en 1952 y en Irak en 1958.

El Panarabismo era un movimiento político nacionalista, laico, renovador y modernizador porque propugnaba el fin de los Mandatos y pretendía que los estados europeos concediesen la independencia a los países árabes, para que estas naciones tuvieran una autonomía y una soberanía plena. Apoyaba la descolonización, ya que tenía un sentimiento anticolonialista. Era un movimiento político revolucionario que pretendía derrocar las antiguas monarquías, que estaban lideradas por familias aristócratas y oligarcas, y que gobernaban los países árabes desde antes de la época de los Mandatos.

El Panarabismo también era un movimiento político internacionalista. Esta agrupación política defendía la instauración de regímenes republicanos en los estados árabes. Por lo tanto, pretendía implementar en las naciones árabes las instituciones existentes en los países de Europa Occidental, por lo que quería instaurar un Parlamento con los partidos políticos de cada estado árabe.

El Panarabismo no era un nacionalismo completamente laico, ya que tenía un componente religioso de carácter musulmán. Esto se debe, a que los principios básicos del origen del nacionalismo árabe tenían una base musulmana procedente del Islam popular.

Islam popular e Islam erudito

El mundo islámico tiene dos estratos. Por un lado, se encuentra el Islam popular. El islamismo popular tiene una base sociocultural. Su origen se remonta a la Edad Media, ya que comenzó a surgir en torno al siglo VIII. El Islam popular se difunde en las cofradías, en las asociaciones culturales, en los centros educativos y en las mezquitas, es decir, se propaga en los lugares lúdicos y en los lugares de rezo. Estos lugares son una especie de asociaciones de ámbito y de carácter popular, que están presididas por diversos maestros espirituales. Este tipo de islamismo es impartido por los jeques y por los imanes, que son las autoridades más respetadas por los fieles del Islam popular.

Este islamismo enseña un tipo de Islam más sencillo, que incluso puede llegar a ser panteísta, porque acoge muchas tradiciones externas que se han filtrado dentro del Islam. El Islam popular y panteísta es conocido como sufismo. El sufismo es una doctrina religiosa ascética y mística del islamismo, de carácter heterodoxo, que se caracteriza por aspirar a la unión mística con Alá, a través de un camino en el que hay que seguir sucesivas etapas.

Los dirigentes musulmanes siempre han tratado de tener una buena relación con la población que practica el Islam popular y han tenido mucha tolerancia con estos ciudadanos, ya que es el que profesa la mayor parte de la sociedad musulmana. La mayoría de las personas que practican el Islam popular suelen ser de la variedad sunita. La interpretación del Corán más extendida es la sunita, ya que alrededor del 90% de la población musulmana practica el sunismo. El sunismo es una doctrina y un movimiento musulmán que atribuye los orígenes de la tradición islámica a los califas sucesores de Mahoma de acuerdo con la Sunna.

La minoría de las personas musulmanas suelen ser de la variedad chiíta. La interpretación del Corán menos extendida es la chiíta, ya que alrededor del 10% de la población musulmana practica el chiísmo. El chiísmo es una doctrina y un movimiento musulmán que atribuye los orígenes de la tradición islámica a la familia del profeta Mahoma, es decir, a su cuñado y a su yerno, Alí, y al hijo de éste, Husein. Los chiítas consideran que Alí y Husein fueron objeto de martirio por parte de los califas sucesores del propio Profeta. Esperan la vuelta de un mesías llamado Mahdi que vendrá a restaurar la religión y la justicia. El chiísmo es un movimiento minoritario en el mundo musulmán y solo predomina en Irán e Irak.

Por otro lado, existe el Islam erudito. Este tipo de islamismo es profesado por la población musulmana más culta y más intelectual. Los ulemas son las personas que practican el Islam erudito. Se encargan de interpretar el Corán, y a través de la interpretación de sus relatos, realizan promulgaciones legales y dictan leyes. Estos ciudadanos son expertos en derecho islámico. En cambio, los dirigentes musulmanes siempre han tratado de controlar y de vigilar a la población que practica el Islam erudito, porque este tipo de islamismo posee una gran capacidad de propaganda y de difusión. Por lo que los políticos musulmanes lo consideran mucho más peligroso que el Islam popular.

El Partido Baaz

El Partido Baaz Árabe – Socialista surgió en la ciudad de Damasco, la capital de Siria, en 1947. Era una facción política que defendía el nacionalismo árabe y propugnaba la ideología del Panarabismo. Era un partido político laico que promulgaba unas leyes de carácter socialista. La traducción del término Baaz en la lengua árabe significaba Renacimiento. La palabra Renacimiento aludía a la restauración de la grandeza árabe, desde el punto de vista del nacionalismo árabe revolucionario y renovador.

Los principios fundacionales del Partido Baaz en 1947 indicaban que la población árabe constituía una nación que tenía el derecho natural de vivir en un Estado propio y libre. Defendía que el territorio árabe era una unidad política y una unidad económica indivisible, en donde ningún estado árabe podía reunir en solitario todas las condiciones necesarias para su perpetuidad, sin contar con el apoyo y la cooperación de las otras naciones árabes. Propugnaba que el territorio árabe pertenecía únicamente al pueblo árabe, por lo que sólo los estados árabes podían ocupar esa región.

Este partido político señalaba que sólo la población árabe podía disponer de las riquezas y los recursos naturales del territorio árabe. Además también reivindicaba el derecho a la autodeterminación y a la concesión de una soberanía y de una autonomía plena, porque los dirigentes baazistas exigían que los estados árabes tenían que ser libres, ya que la población árabe tenía que dirigir su propio destino como nación independiente.

unnamed
Fuente: La Vanguardia

Los principios fundacionales del Partido Baaz en 1947 consideraban que la libertad de expresión, de reunión y de creencia religiosa era sagrada, y anunciaban que ninguna autoridad política y religiosa podía suprimirla. Este partido político era democrático, ya que tenía la convicción de que la soberanía nacional le pertenecía al pueblo árabe. Esta facción política consideraba que la legitimidad del Estado radicaba en el poder y en la voluntad de la sociedad árabe. Aseveraba que el derecho a dirigir un país era inviolable, si el gobierno había sido elegido democráticamente por el pueblo. El Partido Baaz era un partido revolucionario, ya que en sus principios fundacionales estaba estipulado la lucha en contra del colonialismo, con el objetivo de liberar al pueblo árabe de la injerencia europea. Pretendía unir a todos los estados árabes en una nación independiente y unitaria. Este partido político exigía el abandono del territorio árabe de cualquier ciudadano que hiciera propaganda política favorable de un grupo xenófobo antiárabe y señalaba que sería expulsado del territorio árabe cualquier individuo inmigrante que realizara  actos y difundiera propaganda que defendiera cualquier fin colonialista.

El nacionalismo árabe y la ideología panarabista que defendía el Partido Baaz tuvo una gran influencia en las independencias de Túnez en 1956, de Marruecos en 1956 y de Argelia en 1962. El movimiento político nacionalista y anticolonialista argelino, denominado como Frente de Liberación Nacional, tenía una relación muy estrecha con el Partido Baaz de Siria.

El Partido Baaz creía que el mundo árabe era solidario por naturaleza, por lo que pretendía fomentar e impulsar la cooperación y la colaboración mutua entre los estados árabes. Sus dirigentes políticos eran propalestinos, por lo que apoyaban la ideología política del Movimiento Palestino. Sus líderes sentían un gran desprecio por el pueblo judío, ya que este partido político era antiisraelí. Los partidos baazistas árabes decidieron realizar una estrategia política conjunta. Se aliaron con el objetivo de tener al estado de Israel cercado y aislado del resto del países del mundo.

Esta facción política apoyaba los derechos de la mujer. La organización política anunciaba que la mujer árabe tenía una gran integridad, ya que su integridad estaba amparada por los derechos civiles. Además el partido político señalaba que iba a luchar para promocionar a la mujer árabe, con el objetivo de que fuera capaz de ejercer sus derechos civiles.

Por otro lado, defendía una ideología socialista que procedía de los ideales socialistas europeos y de la Unión Soviética. Los dirigentes baazistas no pretendían imponer unas doctrinas socialistas que derivasen exclusivamente del continente europeo y de la URSS, por lo que trataron de compatibilizar la cultura y las tradiciones árabes con los ideales socialistas que se importaban del exterior. El socialismo árabe tenía una ideología anticolonialista y anticapitalista, que pretendía la socialización de todos los medios de producción.

El nacionalismo árabe que defendía el Partido Baaz de Siria era compatible y complementario con el nacionalismo árabe que propugnaba el Movimiento de Oficiales Libres de Egipto. Por ello, en 1958 se produjo la unión de los estados de Siria y de Egipto. Se instauró un régimen federalista y republicano que se denominó la República Árabe Unida (RAU).

El experimento de establecer una cohesión entre los países de Egipto y de Siria fue un absoluto fracaso. La unión de estas dos naciones no triunfó porque era una fusión muy poco equilibrada. La mayor parte de las instituciones políticas que regían esta organización estaban situadas en la capital egipcia de El Cairo. La República Árabe Unida duró hasta 1961.

La RAU fue un experimento panarabista muy ambicioso, ya que se instauró un régimen federalista a través de la unión de dos estados árabes republicanos.

El Partido Baaz tenía mucha proyección internacional, ya que no era una facción política que pretendiera establecerse simplemente en Siria, sino que quería extenderse por varios países árabes. La ideología política que defendía este partido tuvo mucho éxito en Irak. El Partido Baaz se dividió  a partir de 1966 en dos ramas políticas diferentes. El primer modelo fue el Partido Baaz de Siria. Uno de sus líderes políticos más importantes fue Háfez al-Ásad. El segundo modelo fue el Partido Baaz de Irak. Uno de sus líderes políticos más importantes fue Sadam Husein. Ambas variantes políticas eran muy simpatizantes de la Unión Soviética, ya que era la única potencia mundial que les prestaba su ayuda.

Desde 1949, el Partido Baaz de Siria participó activamente en el gobierno sirio, pero se mantenía en la oposición. En 1963, se inició una revolución y este partido político conquistó el poder de Siria  a través de un golpe de Estado.

En 1958 también se produjo una revolución en Irak. El militar iraquí Abdul Karim Qasim se hizo con el control del gobierno a través de otro golpe de Estado, que derrocó la monarquía establecida en Irak. Este político promulgó una serie de medidas panarabistas, ya que defendía la ideología del  nacionalismo árabe. El 1968, el Partido Baaz de Irak dio un nuevo golpe de Estado y controló el gobierno iraquí hasta el año 2003.

La Liga Árabe

La Liga Árabe es una organización internacional que está compuesta por todos los países árabes del mundo. Este organismo internacional fue fundado en 1945. La Liga Árabe surgió con el objetivo de resolver los distintos litigios y los diversos conflictos que pudieran existir entre los estados árabes. Esta organización internacional también pretendía fomentar e impulsar la cooperación y la colaboración mutua entre los estados árabes.

La Liga Árabe fue fundada en la capital egipcia de El Cairo. Los primeros países árabes que conformaron esta organización internacional fueron Egipto, Arabia Saudita, Yemen, Irak, Transjordania, Líbano y Siria. Los máximos promotores e impulsores que hicieron posible la creación de la Liga Árabe fueron Egipto y Gran Bretaña, ya que el estado egipcio seguía estando bajo la tutela y el control británico en 1945.

Gran Bretaña estaba muy interesada en la fundación de la Liga Árabe porque pensaba que podría controlar esta institución. Este organismo se creó para que fuese una organización de cooperación y de colaboración regional. La Liga Árabe también se fundó con el objetivo de que se promoviera y se potenciara el desarrollo económico y comercial de  las naciones árabes. Esta institución defendía la identidad cultural y nacional árabe. La identidad cultural árabe tenía un cierto componente musulmán.

Gran Bretaña quedó totalmente desacreditada ante el mundo árabe y ante los estados que formaban parte de la Liga Árabe por culpa de la I Guerra Árabe – israelí y por culpa de la llamada Crisis del Canal de Suez. Egipto fue el líder de la Liga Árabe desde que se produjo la Revolución egipcia en 1952, hasta la década de 1970. El estado egipcio tenía un gran número de población, y también era la nación árabe más rica y más próspera. El país egipcio tenía un movimiento nacionalista y cultural muy desarrollado.

La Liga Árabe era una organización política nacionalista árabe, independentista y anticolonialista. Propugnaba las doctrinas políticas revolucionarias que defendía el Panarabismo. Este organismo era propalestino, por lo que apoyaba la ideología política del Movimiento Palestino. Era una institución antiisraelí. La Liga Árabe era simpatizante y estaba influida por las ideas políticas socialistas que defendía la Unión Soviética. Esta organización estaba muy apegada a la URSS, porque en la década de 1950, el líder estadounidense, Eisenhower, consideraba a los gobiernos nacionalistas árabes como regímenes comunistas.

Estados Unidos buscaba aliarse con los organismos internacionales de carácter regional, que estuvieran en contra de la Unión Soviética. Los líderes de los estados que conformaban la Liga Árabe no aceptaron aliarse con la nación norteamericana. Por lo tanto, Eisenhower acusó a esta institución de ser enemiga de USA.

Naser
Fuente: ABC

El presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, se convirtió en el líder indiscutible del Panarabismo y del movimiento nacionalista árabe a partir de 1956. En este año se produjo la denominada Crisis del Canal de Suez. Nasser trató de nacionalizar todas las empresas británicas que controlaban el Canal de Suez. El líder egipcio necesitaba un préstamo económico. El Banco Mundial no le concedió el crédito, por lo que no tuvo más remedio que nacionalizar las compañías británicas que operaban en el Canal de Suez. Este hecho provocó grandes tensiones y enfrentamientos internacionales. Gran Bretaña se alió con Israel y con Francia, e intentó invadir Egipto. No consiguieron alcanzar su propósito, gracias a la intervención de la Unión Soviética y de Estados Unidos, que se opusieron a la invasión. Ambas naciones no querían involucrarse en otra guerra, ya que todavía era muy reciente la Guerra de Corea.

A partir de 1956, Egipto simpatizó mucho más con la URSS. El estado egipcio no llegó a firmar un pacto formal con la Unión Soviética, porque quería ser considerada como una nación independiente. Nasser decretó y promulgó una serie de medidas políticas de carácter socialista. En cambio, Estados Unidos creía que el líder egipcio era un revolucionario, que defendía una ideología política que estaba muy próxima al comunismo.

Redactado por Eduardo Acín (Periodista)

Bibliografía

Sauvy, AlfredTres mundos, un planeta, L’ Observateur, 14 de agosto de 1952, p.14.

Díez Espinosa, José Ramón, y otros. Historia del mundo actual (desde 1945 hasta nuestros días). Valladolid, Universidad de Valladolid, 2006.

Berstein, Serge. Los regímenes políticos del siglo XX. Para una historia política comparada del mundo contemporáneo. Barcelona, Ariel, 1996.

Fontana, Josep. Por el bien del imperio. Una historia del mundo desde 1945. Barcelona, Pasado y presente,2011.

Hobsbawm, Eric J. Historia del siglo XX. Barcelona, Crítica, 1995.

Judt, Tony. Postguerra. Una historia de Europa desde 1945. Madrid, Taurus, 2006.

Moshe, Lewin. El siglo soviético ¿Qué sucedió realmente en la Unión Soviética? Barcelona, Crítica, 2006.

García, Dolores. El Mediterráneo y el mundo árabe ante el nuevo orden mundial. Valencia, Universitat de Valencia, 1994.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: